domingo, 16 de diciembre de 2007

Cristina se levantó una mañana, se miró al espejo y el deseo, misteriosamente, le había sido concedido: sería joven por siempre jamás. Al percatarse de la novedad, se puso muy contenta –lo había deseado tantas veces-; sin embargo hoy, muchas décadas después, ya no sonríe. Cristina lo tiene todo, y aún así, no encuentra su sitio: le sobra madurez para unos y juventud para los otros. Le pesa, básicamente, su eternidad, que por contra es ligera y no se apaga. Cristina Eterna no puede caminar en la misma dirección de todos los seres a los que quiere y ha querido y hoy, como esa misma mañana, se ha mirado al espejo, pero esta vez se ha puesto a llorar, desconsolada, por el insoportable y grotesco aburrimiento de la carretera hacia el infinito.

9 comentarios:

carmen moreno dijo...

más que aburrimiento, el infinito provoca ansiedad, ¿no crees? De cualquier manera, no sé si está mal desear ser joven para siempre, pero perderse la alegría de ir creciendo... Bueno, habrá que decirle a Cristina que nadar a contracorriente es cansado, pero, a ratos, merece la pena.

Qué bien haberte conocido.

Virginia Barbancho dijo...

Que extraño es el peso del tiempo. A veces nos encanta notarlo sobre la espalda y otras nos lamentamos por ello, y el tiempo es el tiempo, igual para todos, sigue ahí, por encima de nosotros, mientras no nos terminamos de poner de acuerdo sobre él.

Un beso fuerte, campeona.

vega dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Marian dijo...

Cristina no se debió enterar de que las cosas se disfrutan el doble cuando no son eternas como ella...

un besote :)

(Me encanta la foto )

mariona dijo...

(Glups, Vega. Qué bueno. Y además he leído en tu blog de dónde viene todo y... en fin... estamos todos medio conectados por cicatrices o eternidades, pero conectados al fin y al cabo...).
Carmen (ídem)
.... ¡ vickyyyy!....
Habrá que buscarla para contárselo, Marian.

Abrazos no eternos (qué coñazo sería) pero sí intensos a todas!

Romerales dijo...

Suerte que Cristina no es eterna, cumple años... y lo festeja...

Hasta las carreteras infinitas tienen miga, si tienen baches que dibujen impredecibles orografias.

Recaredo Veredas dijo...

Ya lo dijo Santa Teresa, líbranos de las plegarias atendidas... Saludos.

síl dijo...

1. ser eterna debe ser cansado, no? ...y muy triste!

2. vistos así, los lunes no son tan malos, no?

3. quizás por suerte, no todo se puede plasmar en una foto... qué miedo!

4. eres una crack!!!!

5. un petonàs enorme, guapa!

vega dijo...

huy Mariona!!! quita eso de ahí ahora mismo!!! q se me fue el ctrl+v (esto de ir acelerada a todas partes...)

Siento el desastre!!!!