viernes, 22 de octubre de 2010

De Tailandia a Malasia: Koh Lipe e Islas Perhentians

Todo bien en Koh Lipe, Tailandia

No me hubiera imaginado que me iba a dar tanta pena dejar Tailandia. Hace doce días que ya no estoy allí y un montón de frames congelados me bombardean a menudo. La gente que he conocido, los sitios en los que he estado, las cosas que me han pasado.
Además, dejar la tierra thai desde Koh Lipe, la isla más blanca jamás dibujada, y estar en Malasia varios días después en las islas Perhentians, quizá no fue una idea brillante de cara a los agravios comparativos.
El cansancio no es un buen compañero, y a estas famosas islas malayas las pillé agotadas, de final de temporada, con ganas de encerrarse. Se leía en la mente de los lugareños la mentalización hacia la estación monzónica, y algo corría en el ambiente que me daba a pensar que ya habían hecho todo el dinero que podían hacer. Además, y ahora sí, agravio comparativo al canto, el carácter tailandés dejó un listón en cuanto a amabilidad se refiere difícil de superar.


Koh Lipe, Tailandia

Conclusión: sitios y personas nos parecemos bastante, de poco sirve encontrarnos si nuestros momentos no coinciden. Koh Lipe me recibió brillante, de pretemporada, postmonzónica, ilusionada. Esto, el turquesa de sus aguas, la arena BLANQUÍSIMA, su fondo marino, la frescura de sus gentes y el cómo se dieron las cosas allí me la sitúan para siempre en la lista de lugares a los que volver (asumiendo el riesgo de la decepción por aquello de las segundas partes).
De todos modos, las Perhentians merecieron la pena sólo por las sorpresas de su fondo marino: vi un TORTUGÓN y tres “bebés” (enormes) tiburón, que aunque se asegura que no hacen nada, uno ha visto demasiadas veces la película como para creerse este cuento. No me imagino tiburones vegetarianos, de momento.
Además, compartí estancia y casa con dos suizas lindísimas, Adelline y Gael, y allí nos juntamos todos los días con una pareja de italianos semicatalanes (viven en Barcelona y están muchísimo más enterados de la ciudad condal que yo), con los que hicimos una pandilla la mar de entretenida.



Islas Perhentians (Malasia)

Antes de las Perhentians había estado en Pulau Penang cuatro días, el sitio al que llegué tras tirarme todo el día en una minivan para salir de Tailandia. Fue mi primera parada en Malasia y es un lugar bastante particular que se merece, enterito, el próximo post.

7 comentarios:

eli dijo...

M'agrada la teva reflexió dels "sitios y personas". I m'agrada que no deixis d'escriure... Ja tenia "mono"! MOLTS PETONS I RECORDS!!

Afeminada y hacendosa dijo...

A la lectura del post no me queda del todo claro si ése pulgar hacia arriba (no totalmente) indica “un todo bien, pero bueno…” o más bien trata de rastrear la dirección del agradable viento tailandés, que aún sopla a tu espalda.
De cualquier manera, ésos frames ya forman parte del Mariona´s Cut, y con tu precioso mirar, un nuevo elenco y nuevas localizaciones, también te depararan inolvidables secuencias.
Besos

Ariadna dijo...

Tens raó amb això de persones, llocs i moments. Per sort, sempre hi ha persones amb qui no passa mai aquest fenòmen...Preciosa i delicada entrada aquesta, amb ganes de saber més. I deixa de penjar fotos paradisíaques que aqui gairebé ja ha arribat l'hivern!!

Alejandro Martínez dijo...

Carinyo meu, qué paisajes y qué palabras ... te imagino con una sonrisa infinita ... llévame a la playa esa!!!!!

Assumpta dijo...

Quan m'agafi la recança d'aquells llocs que segurament no podré visitar mai, miraré el teu blog,badaré davant de les teves fotos i llegiré amb atenció les teves paraules; d'aquesta
manera tinc la sensació que també viatjo una mica.No paris de captar amb els teus ulls i els de la càmara! Som molts els que t'ho agraim.

Anónimo dijo...

No puc estar més d'acord amb Assumpta Marion, gracies per regalarnos esta experiència viatgera que no sabem si farem nosaltres algun dia. Pero el que si sabem es que, gràcies a les teues fotos i les teues paraules, coneixem uns meravellosos llocs al mon que ens fan somiar desperts. I això no passa tots els dies, així que no deixes d'escriure. T'enyorem. Un bes gegant amore. Carol

Mario dijo...

Disfruto de ir de vacaciones a los lugares y sobre todo sitios que son tan placenteros como estos. Por eso me fascina poder llegar a lugares en donde puedo descansar. Ultimamente suelo ir a lugares con playa, y aprovecho para estudiar cosas con aprender 21