miércoles, 15 de septiembre de 2010

DESCONGELANDO EL FRAME


Hace tres años estuve muy cerca de hacer el viaje en el que me encuentro embarcada y la excitación de meterme en ese plan me hizo abrir este blog. No podía imaginarme entonces que tardaría tres años en hacerlo realidad.


Sin embargo, la rutina y la tremenda clarividencia de un día a día bastante poco bloguificable por aburrido, me hicieron descuidar esta ventana que, aún así, siempre he mantenido entreabierta dentro de mí con la idea de abrirla de par en par el día que por fin pudiera contar lo que motivó su creación.


Ese día es hoy.


Con el 2010 inauguré la convicción de que este iba a ser un año 10 y de que caminaba directa, finalmente, hacia el cumplimiento de mis sueños.

Hace exactamente cuatro meses dejé mi trabajo y mi casa en Madrid, y me fui a Cuba durante dos meses y medio a rodar un documental con una compañera que conocí el año pasado en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de Los Baños, también en Cuba. El hijito, como nosotras lo llamamos, se encuentra en la fase final de postproducción a modo de incubadora milagrosa, y empezará en breve su tour por festivales. Todavía no tiene nombre (lo tenía, pero el pobre ha sufrido varias mutaciones antes de salir de la barriga), pero en breve será bautizado como se merece. (En plan tragicomico, me da un poco de pena no verlo crecer de cerca... los pros y los contras de ser una madre independiente).


Tras mi paso por España este agosto para terminar de editar el documental, inicio ahora el very big trip y el que es sin duda el planazo de mi vida. La historia ha empezado hace exactamente una semana en Turquía, pasando por Tailandia, donde he apenas aterrizado ahora, y seguirá con una ruta por el sudeste asiático todavía por definir (eso es lo que más me excita de todo esto), sólo con un par de certezas: a finales de octubre estaré en China visitando a mi hermano, y el 22 de diciembre vuelo desde Singapur hacia Australia, el país que dio origen a todo esto y mi auténtica fijación desde que soy pequeña (uno se pregunta exactamente por qué, y no sabría qué responder, pero así son las fijaciones, oiga: fijas). En Australia estaré viajando dentro y fuera del país y trabajando (o al menos, eso espero), una buena temporada, hasta agosto del 2011, donde haré una parada técnica (bonito eufemismo) de unos 20 días en Bali. Desde allí, volaré a Bangkok de nuevo para regresar a casa, en septiembre del 2011. Da un poco de vértigo enunciar planes a tan largo plazo pero, en realidad, lo único que tengo planificado en todo esto es el billete de vuelta. Lo demás, está por escribir.


Descongelo de esta manera este frame, que empezaba a ser un ladrillazo.


Blogspot no garantiza el correcto funcionamiento en los sitios donde hay censura, pero yo sí garantizo los cuidaditos necesarios a esta ventanita que quiere congelarse y descongelarse al mismo tiempo… como todos nosotros, en realidad.

Besos a todos!

6 comentarios:

Aganzo dijo...

Te seguiremos!!!!

kika... dijo...

te descongelas, soy feliz.

un beso grande,
K

Alessio dijo...

Che bello, finalmente.
Però lo scrivi in catalano che mi piace molto di piu'???? E daaaaaaaaaaaaaaaaaaaaai!!!!

A.

¿Qué es VQV? dijo...

Amore, quina alegria que tornes a escriure en el blog. M'encanta llegir-te, així et senc més a prop. Et seguiré durant esta magnífica aventura. Besets des de València. Smuaksss

Isa dijo...

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca

debes rogar que el viaje sea largo,

lleno de peripecias, lleno de experiencias.

No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,

ni la cólera del airado Posidón.

Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta

si tu pensamiento es elevado, si una exquisita

emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.

Los lestrigones y los cíclopes

y el feroz Posidón no podrán encontrarte

si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,

si tu alma no los conjura ante ti.

Debes rogar que el viaje sea largo,

que sean muchos los días de verano;

que te vean arribar con gozo, alegremente,

a puertos que tú antes ignorabas.

Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,

y comprar unas bellas mercancías:

madreperlas, coral, ébano, y ámbar,

y perfumes placenteros de mil clases.

Acude a muchas ciudades del Egipto

para aprender, y aprender de quienes saben.

Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:

llegar allí, he aquí tu destino.

Mas no hagas con prisas tu camino;

mejor será que dure muchos años,

y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,

rico de cuanto habrás ganado en el camino.

No has de esperar que Ítaca te enriquezca:

Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.

Sin ellas, jamás habrías partido;

mas no tiene otra cosa que ofrecerte.

Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.

Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,

sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

Kavafis

síl dijo...

ohhh! qué guai que descongelis el frame... i de quina manera tan espectacular! que gaudeixis molt del viatge i que els teus ulls no deixin de mirar i retenir tot el què t'envolta!
et seguirem!

petons